Iniciar la vida laboral supone un hito importante en la vida de cualquier ciudadano, y lo ideal es que cada persona cumpla con las condiciones que establece la ley vigente para llevar a cabo actividades económicas.

Es probable que al ser contratado por una empresa, al crear tu propia empresa o al hacer trámites de diversas índoles, te soliciten el registro ante el RFC

Y en caso de que no lo hayas hecho, no te alarmes, pues te diremos cuáles son los requisitos para sacar el RFC  y así formalizar tu actividad económica ante la ley.

¿Cuáles son los requisitos para sacar el RFC?

En primer lugar, tienes que saber que en el caso de las personas físicas, el Registro Federal de Contribuyentes puede hacerse a través de Internet o asistiendo a cualquiera de las oficinas dispuestas para tal fin en todo el territorio de la nación.

En caso de hacer el procedimiento a través de Internet deberás:

  • Tener a la mano el CURP (Clave Única de Registro de Población). 
  • Ingresar al portal oficial del SAT (Servicio de Administración Tributaria).
  • Seleccionar la opción de “Trámite del RFC”. 
  • Elige la opción ““Obtén tu RFC con la Clave Única de Registro de Población”.
  • Copia el número de tu CURP en el cuadro que aparecerá en la pantalla. 
  • Ingresa el código de seguridad que aparecerá en pantalla.
  • Sé muy cuidadoso y verifica que la información que aparece sea correcta.
  • Suministra la información correspondiente a tu domicilio y correo electrónico. 

Terminado este proceso, el portal del SAT genera un comprobante de inscripción que contiene un código QR y el número de RFC.

Si prefieres hacer el procedimiento en una oficina necesitas:

  • Programar una cita a través del portal del SAT.

El día de la cita es necesario que tengas:

  • Tu identificación personal válida.
  • Acta de nacimiento o CURP.
  • Comprobante de domicilio. 
  • Cualquier otro documento que indique el sistema en el momento de solicitar la cita. 

Al consignar estos documentos, el empleado que te reciba realizará todo el procedimiento y te entregará el comprobante de inscripción.

Y como puedes ver, se trata de un trámite sencillo de hacer y que te permitirá tener este requisito básico para poder ejercer tus actividades económicas en consonancia con lo que establece la ley vigente.

¿Para qué sirve el RFC?

Al realizar este registro tendrás la obligación de realizar declaraciones periódicas y/o generar facturas que reflejen en detalle las transacciones comerciales que llevas a cabo dentro del territorio nacional.

Tomando esto como base, se determinará si eres sujeto que deba hacer pagos de impuestos y el monto por el que debas hacerlo. 

En caso de no realizar este registro, si se determina que estás incumpliendo las condiciones que establece la ley para ejercer tus actividades económicas de forma legal, podrías recibir sanciones y multas considerables.

Por lo tanto, es de vital importancia realizar el registro a tiempo y mantener actualizada toda la información para evitar sanciones.